La PRODECON sugiere al SAT una regla que permita a los contribuyentes deducir los gastos médicos y dentales pagados en efectivo

La PRODECON a través de su página web dio a conocer el análisis sistemático 06/2015, mediante el cual especifica la imposibilidad para que las personas físicas deduzcan en su declaración anual el pago de horarios médicos y dentales realizados en efectivo.

Con motivo de la reforma fiscal que entró en vigor el 1º de enro de 2014, las personas físicas se enfrentan a la posibilidad para deducir los gastos médicos por honorarios médicos y dentales pagados en efectivo, toda vez que la Ley del Impuesto Sobre la Renta (LISR), en su articulo 151, fracción I, exige que para deducirlos se cubran mediante cheque nominativo del contribuyente, transferencias electrónicas de fondos de cuentas abiertas a nombre del contribuyente en instituciones financieras, así como tarjetas de crédito, débito o de servicios.Pago-en-Efectivo

En opinión de PRODECON, resulta evidente que no pueden imponerse a un particular (persona física) la obligación de convertirse en estos casos, en auxiliar de la recaudación.

De este modo cuando un contribuyente acude con un medico o dentista, lo hace ya sea por recomendación de otra persona o simplemente porque es al que le tiene más confianza, sin embargo, si estos profesionales sólo reciben el pago en efectivo por sus servicios, los contribuyentes, quedan colocados en una disyuntiva de difícil resolución, pues tendrán que optar entre dejar de acudir con sus médicos o dentistas por el hecho de que no cuentan con una terminal electrónica para hacer el pago a través del sistema financiero, o no acepten cheques o transferencias, o bien en todo caso el pago en efectivo incluso a sabiendas de que no será deducible.

Este Ombudsman fiscal considera que este tipo de problemáticas no deben repercutir en los contribuyentes, pacientes de los profesionales de la salud, máxime si obtienen en todo caso el CFDI correspondiente, con independencia de la forma de pago, razón por la cual forzosamente deben tener el derecho a deducir estos gastos en su declaración anual.

Atendiendo al nuevo paradigma de protección de derechos fundamentales, la PRODECON sugiere al SAT, editor un regla que permita a los contribuyentes deducir los gastos médicos y dentales pagados en efectivo aun cuando se les limite hasta cierto monto determinado y siempre que cuenten con el CFDI correspondiente.